cuerpos-de-aceleracion-electronicos

Sin categoría

La realidad de tu coche

31 Jul , 2017  

Imagínate que quieras comprar un coche, cuando no sabes nada, absolutamente nada sobre ellos. Solamente conoces lo que es un volante y el pedal, punto. No más, y en la mente sólo sabes qué color quieres que sea tu coche, y chance y con mucha suerte, sabes que quieres comprarlo en Honda. Son los únicos elementos que puedes dominar.

Entra confiada o confiado a la tienda y comienzas a ver en los carteles o a escuchar en el fondo, palabras tales como cuerpos de aceleración electrónicos, o juntas para válvulas EGR, o hasta cosas más sencillas, pero que jamás habías oído hasta el momento, como bujías o bombas de gasolina.

Bueno, ahí puede comenzar a invadirte el pánico, y al mismo tiempo la vergüenza de tu ignorancia. ¿En qué momento salieron tantos elementos? ¿Cuándo se empezó a complicar todo de esta manera? Ahora comprar un coche, es leer manuales y folletos, sobre el funcionamiento; es tener plazos, intereses, y saber también de economía.

Y ahí no termina el problema, apenas está empezando, porque seguramente tu auto terminará fallando en algún punto (créeme, es algo que pasa muy seguido), y tu conocimiento sobre mecánica tendrá que seguir, acerca de tiendas de refacciones, o las partes que están mal. Porque si no te terminarán viendo la cara, y desembolsando el doble.

Sí, en la vida no basta decir qué color de coche prefieres, eso era cuando éramos unos infantes, unos niños que no sabíamos más. En la actualidad todo cambia, nadie dijo que la adultez fuera fácil, porque bien saben lo que se espera, y lo que se tiene cuando se llega a cierta edad. Responsabilidades, gastos, eternas enseñanzas que jamás acabarán.

Juntas-para-valvulas-EGR

Claro, nadie te quita la satisfacción que las llantas del coche traen consigo, como significa que la independencia está en tu vida, que ya no dependes de nadie. La velocidad en tu piel, la brisa del viento jugando con tu cabello, sí, crecer es ser responsable, pero nadie dijo que no se pudiera disfrutar del camino, mientras tanto.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *